lunes, 27 de julio de 2015

Reseña de "Cuando me haya ido" de Laura Lippman

Título: Cuando me haya ido
Autor/a: Laura Lippman
N° de páginas: 328
Editorial: Ediciones B
Sinopsis: En 1959, cuando Felix Brewer conoce a Bernadette Bambi Gottschalk en un baile de San Valentín, ella aún no ha cumplido los veinte.  Felix la seduce con promesas, de las que sólo cumplirá algunas.  Se casan y, gracias a los lucrativos negocios de él –no del todo legales en ocasiones– Bambi y sus tres pequeñas hijas viven en medio del lujo. Pero el 4 de julio de 1976 ese mundo confortable se derrumba cuando Felix, amenazado con ir a la cárcel, desaparece.
Aunque Bambi ignora el paradero de su marido y también el de su dinero, sospecha que existe una mujer que conoce ambos: Julie, la joven amante de Felix. Cuando diez años más tarde Julie también desaparece, todos suponen que se ha reunido con su antiguo amante..., hasta que descubren su cadáver en un solitario parque.
Ahora, veintiséis años después, Roberto Sandy Sánchez, un detective retirado de Baltimore que trabaja en antiguos casos sin resolver, investiga el asesinato de Julie. Lo que descubre es una oscura trama, una mezcla de amargura, celos, resentimiento, codicia y anhelos que se extiende a lo largo de cinco décadas, en cuyo centro se encuentra el hombre que, pese a haber desaparecido tiempo atrás, nunca ha sido olvidado por las cinco mujeres que lo amaban: el enigmático Felix Brewer.
La autora de Lo que los muertos saben vuelve a sorprender a los lectores con una novela inteligente, de ritmo impecable y plena de suspense.
¡Muchísimas gracias a Ediciones B por el ejemplar!
OPINIÓN PERSONAL
(sin spoilers)

Como he dicho en otra ocasión: no conocía a la autora y nunca había visto alguno de sus libros. Me dio curiosidad las buenas críticas que tiene la autora de parte de Entertainment Weekly, New York Times, Booklist, People, entre otros. Por esta sencilla razón le quise dar una oportunidad para corroborar si puedo compartir lo mismo que dice la sinopsis y las críticas. Lamentablemente difiero en muchos aspectos. En pocas palabras: me esperaba otra cosa.

Estamos en presencia de un thriller no muy innovador en cuanto a lo que la historia refiere. Julie Saxony es la amante de Felix Brewer. Este último desaparece a comienzos de julio de 1976. Casualmente, Julie desaparece diez años después, prácticamente el mismo día que él. Todo el mundo piensa que la razón de esto es para reencontrarse con su amante... pero todas esas teorías se caen cuando varios años después descubren el cadáver de Julie en un parque.

Aquí es donde surge toda una investigación en donde no se llega a nada en concreto. Ahora, en el año 2012, nuestro protagonista Sandy Sánchez, un detective retirado encargado de los casos sin resolver, reabre el caso de Julie y comienza nuevamente la búsqueda de la verdad. Con una historia con varios saltos en el tiempo, Laura Lippman nos relata un caso bastante complicado con una inmensa red de pistas que el detective Sandy deberá unir e interpretar.
–Hazme caso –dijo Bert–. Por favor, no mientas.
–Trataré de no hacerlo -respondió, y pensó: «Ninguna mentira que puedas descubrir. Es la nueva regla. Mentira es cuando alguien sabe que lo que dice el otro es falso.»
Esta clase de historias siempre captan mi atención inmediatamente. No es algo muy novedoso, pero me propuse darle una oportunidad. El ritmo de la novela es bastante complicado de definir. En algunas partes se tornaba muy ágil y, en otras, muy tediosa. Para ser más específico: la historia va teniendo saltos en el tiempo. En un momento estamos con el detective y vemos todas sus investigaciones en cuanto a este caso, a la gente que entrevista, entre otras cosas. Pero, en otro momento, estamos viviendo sucesos anteriores que de alguna manera van a repercutir en este caso. A veces presenciamos fiestas, reuniones o simplemente alguna escena de algún familiar o conocido de Felix o Julie, que luego son llevadas al presente en algún momento por Sandy. Hay muchos secretos escondidos desde hace muchos años y él está empeñado en sacarlos a la luz.

No sé muy bien si se entiende mi explicación. El punto es que las partes del detective eran muy adictivas y me generaba mucha curiosidad. Las entrevistas que realizaba eran muy buenas... el tema eran los saltos en el tiempo. Las partes que ocurrían años atrás me aburrían demasiado. Al final pude encontrar una conexión entre todas ellas, pero eso no cambia mi opinión de que me cansaban. En resumen, se podría decir que la narración está en un término medio. A su vez, la prosa de Laura Lippman no me resultó la gran cosa. Esto es lo más negativo que encontré en el libro.

Acompañando a esta historia, tenemos una rama interminable de personajes, por ende, hablaré de los que más protagonismo tienen en la historia. El detective Sandy me cayó muy bien. Es muy profesional en su trabajo, pero a veces se va por las ramas con sus pensamientos. Tiende a analizar demasiado cada situación, y constantemente relaciona las cotidianidades con su pasado. En cuanto a Felix, diría que hay muchas cosas que me gustaría saber sobre él y su entorno, ya que nunca se especificaron. Es muy petulante, y a la vez misterioso. En cambio, su esposa Bambi es muy sumisa e incapaz de plantarse y emitir su opinión. Está "hechizada" por los encantos de Felix que quedó cegada de por vida. Julie tiene una actitud un tanto parecida, con la salvedad de que ella estaba obsesionada con un hombre casado y no le importaba que tenga familia. Los últimos personajes que nombraré son las tres hijas de Bambi y Felix: Linda, Rachel y Michelle. Comencé detestando a Michelle, pero terminé queriéndola. De las dos restantes... meh. Capaz que Rachel me gustó un poco, pero al final terminé detestándola.

Este libro contiene una historia en donde se van revelando cosas poco a poco. Hay que estar muy atento a todo lo que ocurre. Uno puede armarse una idea de quién puede ser el/la culpable, pero la autora se encarga de darte vuelta la historia y te cambia todo. Formulas otra idea y ocurre lo mismo nuevamente. Este juego que consiguió lograr la autora es lo que más me gustó. Además, el/la responsable de todo me sorprendió. No me lo esperaba para nada.

Hubiera disfrutado más de la lectura si la narración me hubiera gustado más. No coincido con la sinopsis en el momento que dice que tiene un ritmo impecable. Con lo que si concuerdo es cuando dice que es un libro pleno de suspense. Igualmente, me entretuve con este caso al fin y al cabo. No es la gran cosa, pero vale la pena. Si te gustan los thrillers deberías darle una oportunidad... no digo a este libro en particular, sino a la autora. Tengo la sensación de que tiene libros mejores a este, y planeo descubrirlos.

3/5

3 comentarios:

  1. ¡Hola! No me termina de convencer, y con tantas novelas pendientes que tengo no creo que esta sea merecedora de un hueco en mi lista.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Hola! No me llama la atención, quizás deje un espacio de oportunidad para la autora, pero bueno... será....

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Hola Fran! Este libro me llamó un poco más la atención ahora con tu reseña que cuando lo vi en el catálogo, a pesar que no te gustó mucho o, mejor dicho, no cumplió con tus expectativas. Es probable que tampoco cumpliera con las mías, ya que lo describís algo lento, y a mi me suelen gustar los que tienen un poco más de acción o personajes algo más particulares y no el clásico detective que no puede cerrar un caso porque siente curiosidad. Esta demasiado trillado eso.
    Besos!

    ResponderEliminar